Un profesor o un docente es aquella persona que se dedica a enseñar, esto es, que imparte conocimientos enmarcados en una determinada ciencia o arte y que posee habilidades pedagógicas que lo habilitan como un agente efectivo del proceso de aprendizaje.

La realidad hoy es que las personas que tengan conocimientos y sepan enseñar no constituyen el único requisito para poder aprender. Hoy en día cualquier persona puede aprender sola en cualquier momento y en cualquier lugar utilizando los múltiplos canales a través de los cuales puede obtener los contenidos que requiera para resolver las necesidades específicas de aprender.

Existen toda clase de recursos, de medios y de contenidos que se pueden utilizar para diseñar una experiencia que facilite el proceso del aprendizaje. Mas que personas que saben lo que se requiere enseñar, lo que se necesita son curadores de contenidos y de medios que identifiquen el potencial de cada uno de ellos para utilizarlos en el aprendizaje según los objetivos específicos.

Es esencial conocer el mundo de las emociones para captar la esencia del aprendizaje.

Es esencial conocer el mundo de las emociones para captar la esencia del aprendizaje. La emoción es la energía que mueve al ser humano a la acción. Su importancia radica en que lo que se ve, se oye, se toca, se paladea o se huele pasa por el filtro del sistema emocional y la información que resulta después de vivir una experiencia de aprendizaje pasa a la corteza cerebral donde se construyen los procesos mentales de razón y pensamiento. El binomio indisoluble de conocimiento y emoción nos lleva a concluir que no hay razón sin emoción principio fundamental de lo que es enseñar y aprender.

La profesión emergente es la del moderador, facilitador o mediador que consciente de las necesidades del aprendiz o del entorno donde vive, diseña y dirige experiencias de aprendizaje que tienen como objetivo primario generar emociones que al pasar al campo de la conciencia a través de la indagación se convierten en conocimiento consciente.

Un niño no comienza a aprender con ideas o conceptos abstractos sino con percepciones, emociones, sensaciones y movimientos obtenidos del mundo sensorial luego proyecta al mundo real lo aprendido, lo contrasta y re aprende en un proceso de repetición constante que lo conducirá posteriormente al aprendizaje consciente. El mediador diseña y dirige experiencias de aprendizaje, integra en historias los contenidos que son verdaderos libretos que como los actores de teatro los aprendices tendrán que vivir y experimentar buscando que el aprendizaje pase por el cuerpo para que el conocimiento llegue al campo de la conciencia a través de la indagación.

El profesor convencional ha dejado de existir porque su quehacer que tuvo sentido en el pasado dejo de ser trascedente en el mundo que vivimos. Hoy se necesitan mediadores o facilitadores del proceso de aprendizaje.

¡¡¡Bienvenida la innovación en la educación!!!